Entradas

Calíope (II)

"Continuación de la historia de Calíope, un trasfondo realizado para una partida de rol ambientada en el universo de 'Dragon Age'. La primera parte la podéis encontrar aquí. Calíope es una maga un tanto peculiar cuyo origen está marcado por un misterio incomprensible para la mayoría de seres vivos. Nadie excepto ella sabe lo que le pasa por la cabeza... ¿o quizá me esté equivocando?"

Olas de mar.
Resulta extraño, ¿verdad? Abrir los ojos como cualquier otro día, con los brazos extendidos hacia los costados, como si de una estrella se tratase, y con un pie suspendido en el aire, buscando un escalón invisible, que de antemano os aseguro no hay, y el otro aguantando el peso de mi cuerpo. Enfrente de mí la caída más estrepitosa que cualquier humano, elfo o enano pudiese sufrir. Y desde tal altura, dudo mucho que el mar pudiese frenarme, por no decir la absoluta posibilidad de romperme todos los huesos con las afiladas rocas.

El Guardián

Imagen

Old Future

Imagen
Oscuridad.
 Luego, llegó el zumbido.
Donde otrora habitaba la calma.
Fue en la lejanía cuando se dejó ver por primera vez.
Una materia expandiéndose.
Tensa incertidumbre ante un espectáculo irreal.
Un perfecto círculo que avanzaba sin vacilación.
Rayos de luz que todo lo agrietaban.
En la distancia, un punto blanco se acrecentaba.

La Llegada (II)

"Continuación del relato "La Llegada", cuya primera parte podéis encontrar aquí (o simplemente bajando un poco por la página, que no está muy lejos). La Llegada es una historia que presenté a un concurso de relato histórico hace varios años."

Calíope (I)

¿Qué es la muerte?
En ocasiones advierto lo que otros no ven. Veo el paso del tiempo, las hojas caer, el mundo cambiar, la vida en su plena majestuosidad. Observo la oscuridad, su peligro, sus intrigas, su atractivo. Contemplo tormentas y rayos de luz entremezclados, animales corretear por las vastas llanuras, buscando un refugio al que llamar hogar, otros para huir de un funesto destino; civilizaciones que empiezan y otras que desaparecen. El cambio.

La Llegada (I)

El mar, el gran territorio de Poseidón, dios de los mares y océanos, permanecía en calma tras haber sido agitado por la furia marina. Cólera que ocasionó la aparición de olas gigantescas, remolinos cuya atracción era lo suficientemente fuerte como para arrojar al fondo del océano un robusto navío. El dios del mar y hermano de Zeus inició la revuelta con solo levantar sus manos. Estaba furioso y una sed de ira le había nublado el juicio. 

Lynariel